4 sept. 2013

Marwan en Las Palmas




¡Hola a tod@s! Hoy quiero compartir con ustedes un poco de música.
Marwan, uno de mis cantautores españoles favoritos, vuelve una vez más a Las Palmas. Estoy muy contenta, ya que es una cita que nunca me pierdo cada vez que viene por la isla. Muchos de ustedes no lo conocerán, pero les recomiendo que vayan a alguno de sus conciertos para que descubran a este artistazo, lleno de simpatía, humor y, sobre todo, muchísimo sentimiento en sus canciones y en esa voz que tanto me gusta.
Ya está en la recta final del cierre de su gira “Las cosas que no pude responder”, así que si no se quieren perder la oportunidad de pasar un agradable rato escuchando a Marwan, les informo que estará el próximo 26 de septiembre en Las Palmas, en la sala “The Paper Club” (calle Remedios, nº 10) y que tendrá comienzo a partir de las 22 horas. Pueden comprar las entradas en www.ticketea.com.
Además de cantar, tocar y componer sus propias canciones, también escribe poesía. Incluso ha publicado su propio libro de poemas titulado “La triste historia de tu cuerpo sobre el mío”. Aquí les dejo algunos de los poemas que más me gustan.
Que los disfruten y hasta pronto. ¡Feliz martes!


El concepto del amor va cambiando con el tiempo
Nunca dije adiós a la primera,
siempre formé parte de los chicos
que se quedaban esperando
a que fuera el azar quien lo aplastara
o le diera un beso.

Porque los niños-jóvenes viven el amor
con el mismo volumen que los adultos
solo que sin cicatrices,
con heridas pero sin cicatrices.

Me dejaron todas las chicas con las que estuve antes de los veinte […]

Las recuerdo a todas y a casi todas con cariño
pero no puedo evitar pensar
que junto a ellas nunca aprendí nada,
no por su culpa, sino por la mía,
que hasta hace muy poco –y tengo 33–
pensaba que el amor consistía en sentir mucho,
en querer hasta reventar
en experimentar una admiración religiosa por la piel amada
y no en encontrar una maravillosa compañera de viaje
como ahora pienso que debe ser.

Más que nada porque la pasión en la que me basaba
siempre acaba emigrando a otras habitaciones
y no hay un motor en el mundo
al que tras hacerlo trabajar a toda maquina,
sin un segundo de respiro,
aguante al mismo ritmo por varios años.
Siempre se acaba quemando.

Tal vez por eso ahora me lo tomo con más calma
evito las ciudades de la prisa
y acepto que los días grises también
forman parte del decorado.
Tal vez por eso, amor,
no te entrego todo el fuego
ni me vacío para dártelo todo
porque eso me convertiría
en un hombre sin nada.
Por suerte tú tampoco lo haces
no inviertes toda tu fortuna
para rodar una escena perfecta
y haces bien.

Pero también sabes que nunca falto
y yo sé que tú nunca faltas
y sabes que yo sé que darías todo lo que hiciera falta
(que no es lo mismo que darlo todo)
y yo sé que tú sabes que daría absolutamente todo por ti
pero que tampoco hace falta.

Y todo,
la palabra nosotros,
estas reflexiones,
las noches a tu lado,
forman parte de algo
que no he llegado a entender
pero que me hace inmensamente feliz.

Último round
Nos volveremos a encontrar. Eso seguro.
Intercambiaremos palabras blandas,
miradas esquivas, nos contaremos cosas,
vestiremos de principios nuestros caminos
y un rato después nos despediremos
sabiendo que hay historias que es preferible
terminarlas antes de que acaben contigo.
Lo malo es que de eso nos dimos cuenta tarde
cuando ya ardía la habitación, en el último round,
cuando el amor propio ya era un desguace.

Miss Swart
 
Sígueme en: Bloglovin FacebookInstagram


No hay comentarios:

Publicar un comentario